Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

11 septiembre 2014

El ejercicio "selectivo" beneficia a las personas con Parkinson


¿Puede el ejercicio ayudar a las personas con enfermedad de Parkinson? Maureen Gartner, enfermera del Instituto de Neurociencias del Centro Gardner Family para la enfermedad de Parkinson y Trastornos de Movimiento, de la Universidad de Cincinnati (UC), responde con un rotundo "¡Sí!"

"Todas las personas con enfermedad de Parkinson están invitadas a hacer ejercicio," dice Gartner. "La investigación sugiere que el ejercicio tiene beneficios significativos en la calidad de vida para las personas con Parkinson. Estudios muestran que las puntuaciones motoras y no motoras de los pacientes mejoran después de sólo tres meses de ejercicio selectivo."(Las puntuaciones motoras implican la fuerza muscular, la movilidad, la flexibilidad, el equilibrio, caminar, tragar y hablar, y las no motoras incluyen la depresión, la apatía, la fatiga y el estreñimiento.)

"En resumen, el ejercicio es sólo ganancia para las personas con Parkinson", dice Gartner. El ejercicio también reduce el riesgo de desarrollar otras enfermedades, incluyendo las enfermedades cardiovasculares, la osteoporosis, el deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer".

En el reciente simposio sobre la enfermedad de Parkinson, realizado en Loveland, Ohio, EEUU, del que participó Gartner, también expuso la Dra. Becky Farley, fundadora y directora ejecutiva de Parkinson's Wellness Recovery, una organización sin fines de lucro con sede en Tucson, Arizona. Su tema fue "El ejercicio como medicina: Esencial para el Parkinson".

Con el ejercicio entre los primeros temas en la lista de prioridades para las personas que tienen la enfermedad de Parkinson y sus familias y cuidadores, Gartner respondió a algunas preguntas sobre el mismo:

¿Qué es el ejercicio "selectivo"?
El ejercicio dirigido, enfocado para las personas con Parkinson es diferente de simplemente subirse a una cinta de correr tres días a la semana. Ejercitarse en una cinta ayudará a su condición física, pero por sí sola no va a ayudar a su Parkinson. El objetivo del ejercicio "selectivo" es desafiar a tu cerebro para desarrollar o fortalecer una variedad de conexiones neuronales. Tú puedes hacer esto mejor mediante la realización de diferentes movimientos en lugar de uno solo, el mismo movimiento repetitivo. Hacer ejercicio en una variedad de maneras producirá los mayores beneficios.

¿Con qué frecuencia debo hacer ejercicio, y por cuánto tiempo?
Tu médico puede recomendar un programa que sea apropiado para ti basado en tus síntomas, el nivel de tu condición física y tu salud en general. Tu médico te puede recomendar el número de veces por semana que debes hacer ejercicio y por cuánto tiempo y con qué intensidad debes hacer ejercicio. Deja de hacer tu rutina de ejercicios si en algún momento empiezas a sentir dolor o sentirte mal.

¿Qué tipos de ejercicio son los mejores?
Un programa ideal de ejercicios para las personas con Parkinson es un programa "selectivo" de ejercicios, que incluye estiramiento, fortalecimiento, caminar, entrenamiento del equilibrio y las actividades aeróbicas que mejoran el funcionamiento del corazón. Esto incluye la actividad física en una caminadora o bicicleta estacionaria. La gimnasia acuática y la natación son otras buenas opciones. Además, hay formas de ejercicio que no siempre consideramos como ejercicio, como yoga, tai chi y simplemente salir a la pista de baile. También puedes ejercitar los músculos de las manos y los reflejos con la Nintendo Wii o consolas similares, cuyos juegos incluyen tenis, bolos, béisbol y una tabla de equilibrio. Es importante seguir con tu programa de ejercicios. Ten en cuenta que el ejercicio es una manera de tomar el control de la enfermedad de Parkinson. No siempre se puede controlar la enfermedad, pero el ejercicio es una parte de tu salud que puedes manejar.

¿Quién puede ayudar a crear un programa de ejercicios que sea adecuado para mí?
Hay un creciente número de entrenadores personales y fisioterapeutas que están bien informados sobre la enfermedad de Parkinson. Las asociaciones de pacientes con Parkinson ofrecen varias clases de ejercicios. Estas clases son dirigidas por fisioterapeutas y entrenadores personales cuya pasión es ayudar a las personas con enfermedad de Parkinson. ¡Acércate!

¿Es seguro para mí hacer ejercicio por mi cuenta?
Ejercitarse con seguridad es hacer ejercicio con un compañero o cuidador. Siempre alguien debería estar contigo en caso de eventual caída o de congelamiento. Dondequiera que realices ejercicios, debes evitar suelos resbaladizos, habitaciones con escasa iluminación y las alfombrillas. Si tienes problemas de equilibrio, debes hacer ejercicio en un ambiente donde puedas sostenerte de algo si empiezas a caerte. Sin embargo, hay algunos ejercicios que, si lo prefieres, puedes hacer solo en la comodidad de tu hogar. Éstos incluyen ejercicios para los músculos faciales: sonreír, bostezar, gritar, cantar, hacer muecas en el espejo y hacer movimientos de masticación para ayudar a mantener los músculos faciales lo más fuertes y flexibles posible.

¿Qué son las señales y qué papel juegan en el ejercicio?
Las señales son las recomendaciones dadas por otra persona, un sonido, una imagen o un objeto, para ayudar a mantener el equilibrio o la posición correcta para que no lastimarse. Las señales pueden ser verbales, musicales, escritas (en tarjetas de recordatorio) o visuales. Por ejemplo, si se tiene congelación de la marcha, un entrenador puede poner bloques en el piso para que camines alrededor. El entrenador también podría darte indicaciones verbales diciendo "GRAN PASO" para ayudar a que tu cerebro envíe ese mensaje a tus piernas.

¿Qué me pongo cuando hago ejercicio?
Usa ropa holgada y cómoda y zapatillas cómodas.

¿Cuándo es el mejor momento para hacer ejercicio?
Ejercítate cuando los medicamentos están funcionando bien, no cuando se están disipando (estado "off").

Yo siempre he sido poco activo físicamente. ¿Cómo empiezo?
En primer lugar, ser realistas. Consulta con tu médico y luego comienza lentamente. Tal vez puedes comenzar a caminar alrededor de la cuadra o hacer unos ejercicios mientras ves la televisión. Latas con alimentos o botellas de refresco se pueden utilizar como pesas caseras. A continuación, busca un compañero de ejercicio, tal vez tu pareja o alguien de tu grupo de apoyo, el barrio o una institución que frecuentas. Busca maneras de incorporar más actividad en tu día. Haz que el ejercicio sea más agradable escuchando música. Recuerda que el ejercicio puede ayudar a vivir mejor con Parkinson.

¿Algún comentario?

Publicar un comentario

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba