Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

16 febrero 2016

6 consejos para mantener una vida activa con Parkinson


No es ningún secreto que el ejercicio es saludable, pero ¿sabías que puede incluso ayudar en la lucha contra la enfermedad de Parkinson? La investigación muestra que la actividad aeróbica, además de ejercicios de fuerza, flexibilidad y equilibrio, puede reducir tus síntomas y mejorar tu sentido de bienestar. Siempre consulta con tu médico antes de comenzar un programa de ejercicios, pero aquí hay seis consejos para llevar una vida más activa mientras luchas contra el Parkinson.

1. Considera la posibilidad de modificaciones en el hogar y abórdalas
La verdad es que la mayoría de los hogares simplemente no fueron construidos para ser compatibles con los síntomas de la enfermedad de Parkinson y necesitan modificaciones para hacer la vida más simple y segura. Si apenas te puedes mover alrededor de tu casa, las posibilidades de que seas capaz de mantener un estilo de vida activo son escasas. Algunos países y regiones disponen de ayudas para dotar a la vivienda de las personas con discapacidad de lo necesario para efectuar las reformas que precisas. Consulta en tu municipio o en asociaciones de personas con Parkinson o discapacidades las posibilidades de acceder a estas ayudas en tu región. Si eres el dueño/a de tu casa y no puedes haces frente al costo de los cambios, hay subvenciones nacionales y locales dedicadas exclusivamente a proporcionar un alojamiento seguro y cómodo para aquellas personas que lo necesitan.
Procura despejar tu hogar de muebles y objetos que no precisas. A menudo conservamos muchas cosas que no utilizamos y que dificultan que nos movamos con comodidad y seguridad en nuestras propias casas. ¿Hace cuánto tiempo no usas aquella mesita que obstruye tu paso cada día? ¿La precisas o te quita espacio y suma obstáculos? ¿Y ese tapete, que arriesga una caída? Mira a tu alrededor, observa qué no usas y qué dificulta tus movimientos, y piensa que, si hace mucho no utilizas algo, posiblemente no lo precisas. A guardarlo, venderlo, donarlo: no te ates a los objetos, aférrate a tu autonomía.

2. Crea y mantiene una rutina de ejercicios
Programa días y horas específicos para el ejercicio para asegurarte de realizarlos. Si dejas los ejercicios para cuando tengas un momento libre o cuando te plazca, más difícil será crear el hábito de hacer ejercicios. Puedes indagar si hay un gimnasio o club de salud local para ver si tienen clases adecuadas para ti, y, tanto mejor, consultar con un fisioterapeuta los ejercicios que más provecho te darán. No tengas miedo de probar algo diferente, incluso si nunca haz ido a un gimnasio o realizado ejercicios fuera o dentro de casa, encontrarás que mejorará tu equilibrio, tu fuerza muscular, y, por supuesto, notarás un mejoramiento de tu estado físico y emocional que te ayudará mucho. Asegúrate de dejar suficiente tiempo de descanso entre las actividades, pero los días en los que no haces ejercicios pueden ser activos también. Utilízalos para ejercer tu lado creativo con el arte, las artesanías o la escritura, o dar un paseo por tu parque favorito, esas calles que amas de tu ciudad, ferias, museos. Disfruta, lo haces por ti, tú sabes qué te agrada hacer. ¡Y hazlo!

3. Elimina las distracciones en tu rutina de ejercicios
Si  piensas que va a ser mejor concentrarse en ti mismx, ejercita solx. Puedes incluso encontrar que es beneficioso decirle a tus amigos y familia que prefieres no conversar mientras caminas. Ésta es una buena manera de mantener las salidas en grupo sin dejar de enfocarte en tus movimientos. Si sientes que charlar mientras caminas o te ejercitas es un esfuerzo extra, tu gente lo comprenderá y charlarán en otro momento. Tan importante como ejercitarte es comunicarte con los tuyos, ambas cosas pueden naturalmente compatibilizarse, pero dilo, dialoga sobre lo que precisas, los demás no pueden adivinarlo.

4. Danza
Ya sea que realices un movimiento en la intimidad de tu dormitorio o te unas a una clase de baile con amigxs o compañerxs de ruta de esta enfermedad, el baile es una excelente manera de hacer trabajar a tu corazón y las articulaciones. Puedes mejorar tu rango de movimiento, la flexibilidad y el equilibrio, por no hablar de tu estado de ánimo, con el baile. La danza, que conjuga movimiento físico armónico con música, tiene probados efectos benéficos sobre el control de tu cuerpo y tu bienestar emocional. ¿Que nunca haz bailado? Déjate llevar por la música y por el placer de mover tu cuerpo con esa música que te agrada, cualquiera que fuese.

5. Trata con las artes marciales
En varios estudios se observó a participantes con síntomas leves a moderados de Parkinson y se encontró que la práctica del Tai Chi mejora el rango máximo y el control direccional del equilibrio estando de pie, el alcance funcional y la longitud de la zancada. Adoptar este tipo de afición es una gran manera de hacer ejercicio, mejorar tu estado de ánimo, conocer gente nueva y desarrollar una nueva pasión. Distintas asociaciones en España (como la Asociación Parkinson Madrid) ofrecen clases de Tai Chi, otras, de yoga; averigua en la asociación de tu región y, si no hay este tipo de actividades, averigua en tu barrio. Desde luego que, si consultas cómo manejarte en estas actividades con un fisioterapeuta, tanto mejor, y habla con los docentes sobre tus necesidades y posibilidades, suelen ser personas muy bien predispuestas.

6. Tiende a momentos de ejercicio de alta intensidad
La investigación sugiere que la alta intensidad de entrenamiento durante intervalos breves puede ser más eficaz en la mejora de los síntomas del Parkinson. ¿Cómo hacerlo? Puedes ajustar cualquier sesión de ejercicios según tu propia comodidad. Puede tratar de añadir caminatas rápidas o trotes de breve duración a tu paseo diario, o aumentar tu velocidad breve e intensamente durante treinta segundos lo largo de tu paseo en bicicleta. Si tienes un perro, rétalo a una carrera a través del patio o un espacio donde puedas trotar y luego van a dar un paseo relajante juntos. Cuanto más puedas incorporar estos momentos de alta intensidad en tu rutina de ejercicio regular, mejor. La idea es insertar momentos breves de mayor intensidad en el ejercicio que realices, de unos 30 segundos, e ir incorporando estos momentos de alta intensidad cada 15 minutos de tu rutina de ejercicios, de acuerdo con tus posibilidades.

Sabemos que llevar una vida activa mientras se lucha contra la enfermedad de Parkinson puede ser complicado, pero es definitivamente posible y muy recomendable. Puedes empezar poco a poco mediante la adición de ejercicios agradables en las tareas diarias -doblar la ropa es mucho más divertido mientras bailas-. Pronto, tendrás deseos de encontrar más formas de hacer del ejercicio una parte de tu vida cotidiana, tan usual como el resto de tus actividades. Baile, caminata, Tai Chi, yoga, bicicleta, caminador... Busca el ejercicio que te agrada, el que más se adapta a ti, despeja tu hogar para hacerlo confortable y seguro. Quienes tenemos dificultades motrices, justamente somos quienes más atención tenemos que prestar a nuestro diario movimiento. ¡Y vaya que ayuda!

Fuentes: Parkinson's Life, Socixs de EPIT Illes Balears

4 Comentarios:

  1. Además de pkns tengo artrosis y sus complicaciones..moverme cada vez es más difícil....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Cielo. No es nada sencillo pero justamente precisas moverte más que otras personas, por el Parkinson y por la artrosis. No te exijas rutinas de ejercicios que no puedas realizar porque podría desalentarte. Caminatas suaves, danzar a tu ritmo, yoga. A modo de truquillos: cada 15 minutos, procura cambiar la posición en la que te encuentres. Si sentada, intenta pararte, si parada, sentarte o despalazar el peso de tu cuerpo sobre una y otra pierna y sobre los brazos, en un apoyo. Y procura estar atenta de lo que sucede con tu cuerpo, no sólo cuando duele: atiende si está tenso tu brazo, qué parte, en qué posición, o tus piernas o tu torso, o si haz estado largo tiempo sin moverte o haciendo esfuerzo innecesario... Puedes detectar mejor qué está sucesiendo en tu cuerpo e intentar manejarlo, y, si realizas fisioterapia -muy recomendable-, podrás transmitirle mejor tus necesidades a tu fisioterapeuta.
      Gracias por escribirnos, en contacto cuando gustes. Cariños

      Eliminar
  2. Hola !!
    He conocido la pagina a través del concurso de los Premios 20Blogs de La Blogoteca.
    Un blog realmente interesante por cierto, ha sido toda una sorpresa, mi enhorabuena !! y ya tienes un nuevo lector !!
    Aprovecho la ocasión para invitarte a pasar por mi blog participante por si puedes darme algún empujoncito o simplemente quieres visitarlo:
    "Licencias de Apertura y Actividad"
    http://lablogoteca.20minutos.es/licencias-de-apertura-y-actividad-53669/0/
    o
    www.madridlicencias.com

    Suerte y gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu amabilidad, Gorka, y éxitos en los premios :)

      Eliminar

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba