Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Para compartir esta nota utiliza los íconos que aparecen en el sitio.

Leer esta nota: http://www.laprensa.hn/guiamedica/temas/1198825-418/la-vitamina-d-no-es-la-panacea-para-las-enfermedades-cerebrales
Copyright © www.laprensa.hn

12 septiembre 2012

El metilfenidato podría ayudar a problemas de marcha en la enfermedad de Parkinson

Marcha y Parkinson
Los investigadores de un reciente estudio encontraron que el metilfenidato parece mejorar la marcha en pacientes con enfermedad de Parkinson, pero la causa de por qué se produce la mejoría no es clara. Especulan que el fármaco puede mejorar el estado de alerta y conciencia en los pacientes con el trastorno.

El metilfenidato (Ritalin®) mejoró significativamente los problemas de la marcha en la enfermedad de Parkinson (EP) de los pacientes, informaron los investigadores en la edición de julio de The Lancet Neurology. Pero algunos neurólogos que tratan la enfermedad sospechan que la mejora puede ser causada, o reforzada por lo menos, por la capacidad del medicamento para aumentar la atención y el estado de alerta.
Los investigadores plantearon la hipótesis que, en tanto el metilfenidato bloquea la recaptación de la dopamina y la noradreanalina en la corteza prefrontal y el estriado, aumentaría la disponibilidad de dopamina en las neuronas motoras y por lo tanto mejoraría la capacidad de caminar. Tres estudios anteriores habían apoyado esta idea, pero en ellos el metilfenidato no fue sujeto a un estudio doble ciego, controlado con placebo, de pacientes que toman altas dosis diarias de levodopa.

En el presente estudio participan 69 pacientes con enfermedad de Parkinson, provenientes de 13 centros de trastornos del movimiento en Francia, que habían experimentado al menos un 40 por ciento de mejora en la estabilidad de la marcha y el freezing después de recibir estimulación cerebral profunda bilateral subtalámica, pero que luego disminuyó después de un año. A estos pacientes se les asignaron al azar recibir hasta 80 mg de metilfenidato o un placebo, en ambos grupos divididos en tres dosis por día, durante 90 días. Luego, después de 90 días, se les retiró la levodopa y se los sometió a la prueba "stand-walk-SIT (SWS)" para determinar el punto final primario, esto es, el número de pasos necesarios para caminar 14 metros. A los pacientes también se les dio un "desafío de levodopa aguda", que consiste en 150 por ciento de su dosis normal por la mañana, y realizaron la prueba de nuevo.
Los 33 pacientes tratados con metilfenidato que completaron el estudio obtuvieron zancadas más largas y, por lo tanto, necesitaron un promedio de sólo 31 pasos para caminar 14 metros en la prueba de SWS, en comparación con 33 pasos a requeridos por los 32 pacientes tratados con placebo. Con levodopa, a partir de una línea de base de 29 pasos antes del estudio, el grupo de metilfenidato redujo el número de pasos a 27, mientras que el grupo del placebo aún necesitaba 29. Los que utilizaron metilfenidato también experimentaron una disminución en los episodios de congelación o freezing de 6 a 4, mientras que los tratados con placebo aumentaron de 6 a 7, y redujeron su puntaje de 28 a 24 en la parte III de la escala UPDRS (Escala unificada para la evaluación de la Enfermedad de Parkinson), mientras que los que recibieron placebo mejoraron de 29 a 28.
El metilfenidato también redujo la somnolencia diurna, que afecta hasta a un 50 por ciento de los pacientes con EP y con frecuencia empeora con tratamientos dopaminérgicos. Siete pacientes que habían experimentado apatía moderada mostraron una mejora significativa después de 90 días con  metilfenidato, que puede haber sido debido en parte a la capacidad del metilfenidato para disminuir la somnolencia durante el día, según los autores.
Sin embargo, los pacientes tratados con metilfenidato experimentaron un aumento de la frecuencia cardiaca media de 70 a 74, e informaron de casi el doble de efectos secundarios adversos, tales como náuseas, vómitos, y dolor de cabeza.
Los investigadores realizaron exploraciones mediante Tomografía computarizada por emisión de fotones individuales y encontraron que el metilfenidato de hecho reduce la unión transportadora de dopamina en el cuerpo estriado en alrededor de un tercio, lo que aumenta la dopamina disponible en la sinapsis.
Aparte de cualquier mejora en la marcha producida por el metilfenidato, la droga produce una sensación subjetiva de bienestar en todos los pacientes, produciendo una mejoría en la parte I de la escala UPDRS, la cual mide la depresión, la cognición y la apatía.
"Casi todos los pacientes solicitaron metilfenidato al final del estudio", dijo el autor principal, el Dr. David Devos, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Lille, en Lille, Francia. "Los trastornos de la marcha no desaparecen, pero puedo garantizar que los beneficios en la vida diaria son reales".
Los autores concluyeron que "el metilfenidato representa una opción terapéutica en el tratamiento de trastornos de la marcha en las etapas avanzadas de la enfermedad de Parkinson."

Fuente: Neurology Today (publicado también en PubMed)

¿Algún comentario?

Publicar un comentario

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba