Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Para compartir esta nota utiliza los íconos que aparecen en el sitio.

Leer esta nota: http://www.laprensa.hn/guiamedica/temas/1198825-418/la-vitamina-d-no-es-la-panacea-para-las-enfermedades-cerebrales
Copyright © www.laprensa.hn

22 marzo 2016

Antipsicóticos aumentarían la mortalidad en personas con Parkinson

Un estudio que se publica en la revista JAMA Neurology revela que el consumo de antipsicóticos por parte de pacientes con Parkinson provoca una mortalidad 2,35 veces mayor.


Investigadores de la Universidad de Pennsylvania, de la Universidad de Michigan y del Ann Arbor Veterans Affairs (VA) Medical Centers, en Estados Unidos, han desvelado en un estudio, que se publica en JAMA Neurology, "Association of Antipsychotic Use With Mortality Risk in Patients With Parkinson Disease" (31 de marzo de 2016, de libre lectura), que existe una relación entre el consumo de fármacos antipsicóticos en pacientes con Parkinson y el aumento de la mortalidad.

Al menos la mitad de los pacientes con Parkinson experimenta episodios de psicosis durante la enfermedad, lo que suele tratarse con antipsicóticos, como la quetiapina. Las causas subyacentes de la psicosis en el Parkinson no se conocen bien, pero se cree que propician la propagación del proceso neurodegenerativo a ciertas áreas del cerebro, así como ciertos fármacos para el Parkinson mejoran el efecto de la dopamina.

Aunque la mayoría de los casos de demencia se explican por la enfermedad de Alzheimer, el 80 por ciento de los pacientes de Parkinson suelen presentarla, por lo general, con el transcurso de los años. No es la primera vez que se relacionan los antipsicóticos con el aumento de la mortalidad, ya que algunos análisis recientes han encontrado un incremento de las muertes con el uso de antipsicóticos en pacientes con demencia.

Desde 2005, la agencia estadounidense de medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha ordenado incluir advertencias en los envases de estos medicamentos, advirtiendo del aparentemente mayor riesgo de muerte en pacientes con demencia. En 2011, un estudio realizado por Daniel Weintraub, profesor asociado de Psiquiatría y Neurología de la Universidad de Pennsylvania, comprobó que las advertencias de la FDA no habían conseguido frenar la prescripción de antipsicóticos en pacientes de Parkinson con demencia. "Creo que los antipsicóticos no deben prescribirse a pacientes de Parkinson sin una cuidadosa consideración", ha dicho Weintraub.

En el nuevo estudio, los investigadores consideraron la posibilidad de que el uso de antipsicóticos se asocie con una mayor mortalidad no sólo en pacientes de Parkinson con demencia, sino en todos los pacientes con Parkinson. La psicosis en el Parkinson se vincula con la demencia y se cree que aparece en etapas tardías de la enfermedad. Sin embargo, se puede producir incluso en las primeras etapas y en ausencia de demencia.

2,35 veces más mortalidad

Para el estudio, los investigadores examinaron los registros de una base de datos del Centro Médico VA, comparando un grupo de 7.877 pacientes de Parkinson a los que se les prescribieron antipsicóticos entre 1999 y 2010, frente a un "grupo de control" de igual tamaño de pacientes de Parkinson que no tomaron dichos fármacos. Se vinculó a cada paciente del grupo de antipsicóticos con un paciente del grupo control emparejados por edad, sexo, raza, años desde el diagnóstico, presencia de la demencia y otros factores relevantes.

Los resultados revelaron que en los 180 días posteriores a la ingesta de antipsicóticos, los pacientes del primer grupo murieron en un número mucho mayor frente al grupo control. Los pacientes de Parkinson que empleaban antipsicóticos presentaban 2,35 veces más mortalidad que los no consumidores de estos fármacos. El riesgo relativo parecía variar según el fármaco específico, por ejemplo, 2,16 veces más para fumarato de quetiapina, 2,46 para risperidona, 2,79 en el caso de olanzapina y 5,08 en el haloperidol. Los antipsicóticos de primera generación (típicos), que incluyen haloperidol, se vincularon colectivamente con un 50 por ciento más de riesgo relativo de mortalidad frente a los antipsicóticos "atípicos" desarrollados más recientemente, como risperidona y quetiapina.

Seguimiento

Las advertencias iniciales de la FDA se basaron en el aumento de accidentes cerebrovasculares entre los consumidores de antipsicóticos, pero los investigadores dicen no entender bien por qué estos medicamentos están relacionados con una mayor mortalidad en determinados grupos de pacientes. "En este estudio, la causa más común de muerte fue la enfermedad de Parkinson, por lo que en realidad no había nada que apuntara a un mecanismo específico", ha dicho Weintraub, cuyo equipo está llevando a cabo un estudio de seguimiento que podría arrojar más luz sobre el mecanismo. Así, repetirán el mismo procedimiento, pero atendiendo a la "morbilidad" (cantidad de personas que enferman en un espacio y un tiempo determinados) en los pacientes de Parkinson que toman medicamentos antipsicóticos, en lugar de centrarse en la mortalidad.

Por el momento, Weintraub sugiere recetar antipsicóticos a los pacientes de Parkinson sólo después de buscar otras soluciones posibles, como el tratamiento de cualquier trastorno médico comórbido asociado con la psicosis, la reducción de la dosis de terapias de reemplazo de la dopamina y simplemente la gestión de la psicosis sin antipsicóticos, y propone una ‘'re-evaluación'' de los pacientes a largo plazo que sigan un tratamiento con antipsicóticos.

¿Y qué hacemos las personas con Parkinson?

En el mismo volumen de la revista, un artículo editorial, "Antipsicóticos y aumento de la mortalidad, ¿estamos seguros?", plantea reparos acerca de los métodos utilizados por el estudio, que serán seguramente objeto de debates entre los científicos.

Muy lejos de buscar asustar, como personas con Parkinson expresamos que no se nos informa ni masiva ni adecuadamente acerca del riesgo de usar antipsicóticos, tanto menos, del riego de muerte. Sabemos que todo medicamento puede tener efectos adversos, pero, si desde el 2005 la FDA ha ordenado incluir estas advertencias en los envases de este tipo de medicamentos, ¿cuántos de nosotrxs las hemos leído? ¿Hemos podido desistir de su uso, se nos han dado alternativas, se nos explicaron ANTES de comprar el medicamento estos asuntos? Pues una vez que el médico nos indica un medicamento y lo adquirimos, difícilmente dejemos de usarlo por los efectos que pudiese causar, hay ya una especie de "contrato": aceptamos que el médico nos ha informado vastamente, que podremos sufrir efectos secundarios más o menos indeseables y, si se tornan muy indeseables, los comentamos con el médico. La muerte no es parte de este "contrato".
A su vez, bien sabemos que los antipsicóticos como quetiapina se indican en el Parkinson para un abaníco de disfuncionalidades: mal dormir, insomnio, ansiedad, depresión y otras, las más de las veces, sin un diagnóstico de psicosis mediante, y por problemas de sueño en primer lugar. ¿Cuántas personas con Parkinson que conocéis usan antipsicóticos sin un diagnóstico de psicosis? Nosotrxs, muchísimas, y si leéis las experiencias de personas con Parkinson de diversos países del mundo, comprabaréis que es una práctica médica ampliamente extendida.
Lo hemos dicho aquí y allá: estos medicamentos no son la panacea para cuanto problema psicológico y neuro-psiquiátrico sufrimos, sus efectos adversos son serios y ahora se vinculan con un mayor riesgo de muerte. Nuevamente, no se trata de asustar ni de que nadie abandone la medicación, sino de informar a las personas con Parkinson y a sus médicos, para dialogar seriamente sobre la conveniencia de usar antipsicóticos sin un diagnóstico de psicosis, e incluso con diagnóstico. Hay opciones menos riesgosas, que pueden percibirse como más trabajosas que tomar una pastilla, pero que pueden dar resultados más seguros y mejores.

Fuentes: Medline PlusDiario médico, JAMA Neurology

2 Comentarios:

  1. Felipe Hernández8:18

    IMPRRESIONANTE. A mí no me asusta que me informen sino que no me informen, no lo hacen mis médicos ni otros medios. Yo tomaba quetiapina por insomnio, tal como decís. Me provocó alucinaciones que desaparecieron al dejar esa medicación. Es inconcebible que nos indiquen antipsicótocos como goma de mascar. Gracias por informarnos, amigos de EPIT IB <3

    ResponderEliminar
  2. Josema madrileño10:38

    Cómo festejamos que nos vendan quetiapina ahora?? Qué logró la FEP? Porque no dicen las consecuencias a nadie y ahora nos indicarán esto como gran solución. Todo es una gran estafa de los laboratorioa que auspician a las federaciones. Harto estoy de que lucren con nuestro dolor.

    ResponderEliminar

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba