Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Para compartir esta nota utiliza los íconos que aparecen en el sitio.

Leer esta nota: http://www.laprensa.hn/guiamedica/temas/1198825-418/la-vitamina-d-no-es-la-panacea-para-las-enfermedades-cerebrales
Copyright © www.laprensa.hn

27 abril 2016

Pesticidas, Parkinson y el sinsabor de los tomates


En diversas ocasiones, desde hace años, nos hemos referido a la relación entre los pesticidas y el Parkinson, indicando los estudios sobre el tema y las múltiples denuncias que se realizan en todo el mundo. Pocos días atrás, los medios hegemónicos se conmovían con el festejo del Día de la Tierra, con la hipocresía que les caracteriza. ¿Habéis visto informes sobre los tremendos daños a la tierra y a sus habitantes, vegetales, animales, humanos, que causa la empresa Monsanto, entre otras? Nada de eso: nos instan a la concienzación individual, que, por supuesto, es nuestro deber, pero ningún reproche a las monstruosas empresas que provocan daños que, si no se frenan ya, no tendrán remedio.

Más allá de las creencias religiosas de cada cual, la encíclica papal Laudato Si, en la que se abordan con urgencia los problemas que sufre nuestra casa, no vacila en señalar a la cultura del consumismo, del descarte, del irrespeto por el/lo otro, de la avaricia como responsables del desastre al que se conduce a nuestra casa y, con ella, a todxs sus habitantes. Sin necesidad de mucha interpretación, se comprende que estas actitudes están enraizadas en el capitalismo salvaje que no tiene frenos éticos ni de hecho.

La encíclica toma muchas de las ideas de los verdes, de los pueblos originarios, de organizaciones de personas en todo el mundo que están directamente afectadas por la destrucción de los monstruos transnacionales o saben que nadie saldrá inmune de tanta destrucción. Ha sido alucinante ver a empresas como Google celebrar el Día de la Tierra con sus doodles, esos simpáticos dibujos donde nunca falta la marca de la empresa, y patético verles callar sobre los máximos responsables de tantas tragedias. También Google es un medio hegemónico, el mayor, quizá.

Pero hay quienes hablan, muchos, y algunos son personas enfermas a causa del uso feroz de pesticidas. Entre quienes no callan, allí está la compañera de ruta Christine Chaffard Murzilli, del Comité Vaucluse de Parkinson y Parkinson Juvenil, de Francia, quien publicara una muy interesante carta de la asociación ecologista "Generaciones Futuras". En ella, se señala que sólo en Francia se utilizan 100.000 toneladas al año de pesticidas peligrosos para la salud (Roundup, de Monsanto, a la cabeza), pero que el estado francés parece no encontrar pruebas lo suficientemente "fuertes" para prohibir estos productos... La misma situación puede encontrarse en decenas de países: denuncias por doquier, incrementos inusitados de enfermedades en las poblaciones rurales que deben malvivir con esos tóxicos, estudios científicos que son concluyentes para la ciencia sobre la relación entre los pesticidas y la enfermedad de las personas, los animales, los vegetales, el agua, la tierra, siempre insuficientes para los gobiernos de turno de los estados.

Como se sabe, la exposición a pesticidas y el desarrollo de la enfermedad de Parkinson están ligados, aunque nunca llegan a nosotrxs los estudios sobre el alcance de tal relación. No sabemos si la exposición directa o también la indirecta (o menos directa, estrictamente) aumentan la posibilidad de enfermar de Parkinson y otras enfermedades: otra llamativa omisión de los celebrantes empresarios del Día de la Tierra. Mucho se oculta, mucho se miente. Se nos dice que las empresas son algo así como benefactoras de la humanidad, ya que con sus geniales invenciones evitan el hambre en el mundo, aumentan la productividad, generan el paraíso en la tierra...

Recordemos que las bebidas alcohólicas estuvieron prohibidas por razones, según arguían, de "salud", y que hoy mismo hay muchas sustancias codificadas como ilegales, como drogas, sustancias tóxicas adictivas, también para cuidar nuestra salud. Si se deben prohibir sustancias que las personas consumen por decisión personal seguirá siendo tema de debate (o de negocio); que no se prohiban sustancias químicas producidas por empresas depredadoras, que sin la decisión de consumirlas de ninguna persona causan gravísimos problemas a la salud es tema de otro debate: ¿permitiremos que devasten la tierra y a sus habitantes?
En cuanto a las personas que sufrimos Parkinson, entre nuestras peticiones en las asociaciones que nos reunen, a los estados nacionales, a los organismos supranacionales, ya es impostergable demandar acciones directas para detener el uso de los pesticidas que a tantas personas enferman a diario.
Os invitamos a reflexionar sobre el documental El mundo según Monsanto, de Marie-Monique Robin, mientras esté disponible en la red y podamos aún actuar.

Por cierto, para quienes vivimos la época en la que Monsanto y otros devastadores de la vida no lo dominaban casi todo, los tomates sabían a tomates. Os juramos que eran muy sabrosos y saludables.



2 Comentarios:

  1. Christian8:09

    En Chile se usan los pesticidas de Monsanto sin que ningún gobierno controle nada. Cuando los investigadores y los propios afectados demuestran el daño que causan siempre nos piden más pruebas, es todo una maquinaria para hacer negocios horribles que matan al planeta. Esto mismo sucede en muchísimos países pero siempre bajo el mandato de Estado Unidos, con sus socios locales. Sin ser devoto, la encíclica del Papa es de felicitar porque representa el real bien común de nuestras vidas.
    Viví en el sur de Chile hasta que fui a Stgo a la Uni. Mi familia vive en Los Lagos, en zona rural. Mi abuelo y mi madre sufren Parkinson, no por herencia (es el padre de mi padre) y médicos que temen decirlo públicamente nos dicen que es por el roundup y productos de Monsanto, los médicos no lo dirán abiertamente porque trabajan para empresas privadas, como lo es todo aquí. Nadie cubre los gastos médicos, y podría contarles de casos de niños con cáncer, de abortos, en tasas fuera de la proporción de las ciudades. Nadie actúa!!! Marchamos pero ellos hacen cuanto quieren.
    Gracias por leerme y por tratar este terrible tema que nos involucra a TODOS.

    ResponderEliminar
  2. Fernando Martín8:49

    La gente piensa que estas cosas suceden lejos y no les afectan. Si comprendieran que estamos todos en serio riesgo deberían actuar con firmeza. Pero dejam que la estupidez de la tv les coma el cerebro :-[

    ResponderEliminar

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba