Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Para compartir esta nota utiliza los íconos que aparecen en el sitio.

Leer esta nota: http://www.laprensa.hn/guiamedica/temas/1198825-418/la-vitamina-d-no-es-la-panacea-para-las-enfermedades-cerebrales
Copyright © www.laprensa.hn

03 mayo 2010

De mi amiga Encarna Recio. (gracias por tan linda poesia)





.Madre…

Cuantas veces mi pluma sencilla


Se calla con miedo


Se queda sin tinta


Y el papel se rompe.


Nunca pude madre


Estando consciente


Hacerte un poema


Como te mereces.


Fui la oveja negra


En redil caliente…


Fui la incomprendida


La que quizás no merece


Llevar tu apellido


Blanco cual la nieve.




Fue tu primer beso, promesa


Fue tu constancia mi guía


Fueron aquellos cachetes


Luz para mis negros dias.




Fuiste poniendo pontones


A mis desvaríos de niña


Para que fuera muy limpia


No sólo para ir a la escuela


Sino para ir por la vida.


Un buen día de tu nido


Voló tu paloma herida


Y se fuè sola a remontando


Sendas valles y colinas.


Lejos de ti comprendió


Porque tantas regañas


El “ten cuidado! No corras…!


Y ¡heme aquí con mil heridas!.




Ahora me paro y medito


Ahora que ya no soy niña


Y me duele el corazón


Y me duele el alma mía...


Por no saber si llegué


A lo que soñaste un día.




Recordé tanto mi escuela


A mi maestra…


Y aquella farmacia fría…


Donde yo, aun tan pequeña


Ya escribía mis poesías.




Poesías que siempre hablaban


De lo que desconocía


De lo que me imaginaba


De lo que después vendría.




Al amor! pobre de mi…!


A la vida y era tan niña


Y a esas cosa que hoy conozco


Antes que distinta las creía.




Hoy con los años se tornan


En realidades tan frías…


Que te hielan las entrañas


Que te aterida tus dias.




Por eso añoro las cosas madre


De cuando era una niña.




Sé que el mundo me enseñó


Cosas que tus no sabías


Y que si las conocías…


Siempre tú las silenciaste


Para no tarar mis dias.




Pero como es imposible


Ir de buenas por la vida


Porque los golpes te hacen


Abrir los ojos aprisa.




Se endurecieron mis huesos


Trabajé como tú hacías


Y esquivé las zarzas negras


Que a mi paso florecían.




Y aquí me tienes, ya hecha


Casi una mujer prendida


De este mundo mas bien malo…


Con mi alma más bien limpia.




Otra vez madre lo intento


Pero ya ves…no es poesía…


Fueron suspiros al aire


Que recoge esta cuartilla.




Otra vez madre será


Cuando mis musas dormidas


Despierten…


Prometo hacerte…


La mejor de mis poesías..

¿Algún comentario?

Publicar un comentario

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba