Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Para compartir esta nota utiliza los íconos que aparecen en el sitio.

Leer esta nota: http://www.laprensa.hn/guiamedica/temas/1198825-418/la-vitamina-d-no-es-la-panacea-para-las-enfermedades-cerebrales
Copyright © www.laprensa.hn

02 noviembre 2012

Historia del Parkinson: más de 4000 años de la enfermedad


Como sabemos, la enfermedad de Parkinson fue descripta en 1817 por el médico inglés James Parkinson, cuyo gran mérito fue relacionar un conjunto de signos y síntomas en una entidad común.
Algunos autores sostienen que esta condición no existía antes del siglo XIX y atribuyen su aparición a toxinas desconocidas, como consecuencia de la Revolución Industrial. Sin embargo, de acuerdo con el conocimiento actual de la patología y los antecedentes históricos, resulta muy difícil sostener que esta enfermedad no estuviera presente desde tiempos muy remotos.
En esta breve "Historia de la enfermedad de Parkinson", que aborda momentos destacados en la descripción de la patología y en su terapéutica, encontramos algunos datos muy interesantes. Por ejemplo, en los textos vedas (2000-1500 aC), estructurados en forma de himnos, figuran personas “temblorosas” con dificultad en la concentración del pensamiento. Curiosamente, en ellos como terapéutica se aconsejaba la utilización de una planta (Mucuna Pruriens, de la familia de las Fabaceas) que contiene aproximadamente 3% de L-Dopa. 4000 años después, los actuales tratamientos con medicamentos se basan en la L-Dopa. ¿Significa que no hemos avanzado? No, la ciencia, especialmente desde mediados del siglo XX, ha hecho mucho para mejorar la calidad de vida de los enfermos de Parkinson, y la gran cantidad y diversidad de estudios en curso y de terapias avanzan en este sentido, con un futuro que se presenta promisorio en cuanto a descubrir las causas que originan la enfermedad y el desarrollo de una cura.
Tal vez esta breve Historia ayude a recordar que, como sucede con tantas enfermedades, han pasado siglos antes de ser identificadas como tales y, luego, procurar una cura. Y, a su vez, a volver a insistir: ¿qué, después de la L-Dopa? Los tiempos de las personas no son tan extensos como los de la historia.



El texto puede descargarse clickeando AQUÍ.

Fuente: Escuela de Medicina de la Pontificia Univerdidad Católica de Chile

¿Algún comentario?

Publicar un comentario

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba