Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Para compartir esta nota utiliza los íconos que aparecen en el sitio.

Leer esta nota: http://www.laprensa.hn/guiamedica/temas/1198825-418/la-vitamina-d-no-es-la-panacea-para-las-enfermedades-cerebrales
Copyright © www.laprensa.hn

25 noviembre 2012

Violencia contra las mujeres y discapacidad


Hoy, 25 de noviembre, se conmemora el Día Internacional contra la Violencia de Género. Lamentablemente aún debemos tener un día dedicado a concienzar sobre este tremendo drama social, que no conoce barreras sociales ni límites de países.
No hay causa alguna que justifique la violencia contra las mujeres; sin embargo, es preciso conocer cuanto más podamos acerca de por qué se produce para tomar acciones para evitarla. Sabemos que todavía persisten toda clase de prejuicios acerca de las mujeres y que muchos de ellos son la base de la discriminación y de la violencia; ¿estamos personalmente exentos de todo prejuicio? Probablemente, no, incluso si no somos conscientes de ellos, y la única manera de intentar cambiar un prejuicio del que no somos conscientes es procurar hacerlo consciente.
En tiempos de crisis económica, como ahora, las relaciones familiares y sociales se ven muy afectadas, desde luego. Resulta comprensible entonces que un 64 por ciento de las mujeres víctima de violencia de género en España asegura que la crisis y el temor a no encontrar empleo y verse sin recursos son un freno para denunciar, según informó recientemente el "I Informe Mujeres Víctima de la Violencia de Género y Empleo", de la Fundación Adecco.

Desde EPIT Illes Balears, además de adherir a este Día Internacional contra la Violencia de Género y repudiar toda forma de violencia contra las mujeres, queremos llamar la atención sobre una problemática muy poco difundida y atendida: la violencia contra las mujeres con discapacidad. Si nos resultan aberrantes la violencia contra las mujeres y la violencia contra las personas con discapacidad, la conjunción de violencia sobre mujeres con discapacidad es un hecho que se acerca a lo que podemos imaginar como aberración.
Los datos sobre violencia contra mujeres con discapacidad son escasos, en parte porque es un problema que las sociedades invisibilizan, en parte porque ciertas formas de violencia no son vistas como tales por las sociedades, en parte porque las mujeres no pueden, por sus circunstancias, comunicar o denunciar la violencia a la que se las somete.

La Red Internacional de Mujeres con Discapacidad (INWWD) ha elaborado un documento en el año 2010 sobre Violencia contra mujeres con discapacidad, que muestra una realidad muy dolorosa que debemos conocer. Algunos datos:
  • La incidencia del maltrato y el abuso de mujeres con discapacidad supera ampliamente la de las mujeres sin discapacidad.
  • En un estudio, el 40% de las 245 mujeres con discapacidad entrevistadas había experimentado abuso.
  • Las mujeres con discapacidad experimentan una gama más amplia de violencia: por los asistentes personales (abuso emocional, físico y sexual) y por los proveedores de cuidado de la salud (abuso emocional y sexual), así como tasas más altas de abuso emocional, tanto por parte de extraños como por otros miembros de la familia.
  • Algunas formas de violencia contra las mujeres con discapacidad no son visibles de inmediato como violencia, porque en realidad son legales y aceptadas en la sociedad. Esto es particularmente cierto en las intervenciones e institucionalizaciones psiquiátricas forzadas. Estos actos de violencia se llevan a cabo bajo la autoridad legal del Estado, y en cumplimiento de la política de Estado incorrecta y discriminatoria, y no hay posibilidad de reparación, enfatizando el mensaje que le dice a la víctima que ella es impotente ante todo tipo de violencia.
  • En relación a los hombres con discapacidad, éstas tienen menos acceso a una asistencia médica cualificada y a la rehabilitación; y tienen menos acceso al apoyo social, a la educación superior y a oportunidades de empleo. Una consecuencia de esta desigualdad es que las mujeres con discapacidad se ven privadas de su derecho a la inclusión social y con frecuencia se ven obligadas a vivir en la pobreza.

Incluimos abajo el documento completo con la esperanza de que llegue a más personas e instituciones sociales y gubernamentales, que la violencia contra las mujeres con discapacidad se visibilice y, por supuesto, que tomemos cuantas medidas sean necesarias para evitar todo acto de violencia contra las mujeres y contra las mujeres con menores posibilidades de hecho de levantar su voz: las mujeres con discapacidad.
Empecemos por nuestros ámbitos, empecemos por tomar consciencia y hagamos que el NO a la violencia no sea sólo una frase correcta.



Para descargar el documento (y si quieres difundirlo, ayudarás a comprender a muchos otros), pincha AQUÍ.

3 Comentarios:

  1. Pedro Quiroz9:18

    Da terror.. Nunca habia pensado en la violencia a las mujeres discapacitadas y no lo hubiera pensado de no leer este articulo. Nos atrevemos a llamarnos humanos? Los animales no tienen esta crueldad.
    Como hombre me siento avergonzado del mundo que construimos.
    Me encuentro conmocionado.
    Pedro Quiroz

    ResponderEliminar
  2. Carmen16:23

    Me espanta todo esto pero es preciso saberlo y difundirlo. Este mundo es muy cruel.

    ResponderEliminar
  3. Ruth7:30

    Sin una perspectiva de género no se comprende la magnitud de la violencia que sufrimos las mujeres con discapacidad, Agradezco vuestro gran aporte y pido por una efectiva acción del Estado en la prevención y apoyo.Saludos!

    ResponderEliminar

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba