Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Para compartir esta nota utiliza los íconos que aparecen en el sitio.

Leer esta nota: http://www.laprensa.hn/guiamedica/temas/1198825-418/la-vitamina-d-no-es-la-panacea-para-las-enfermedades-cerebrales
Copyright © www.laprensa.hn

22 diciembre 2014

¿Triste en las fiestas?


¿Te sientes triste, "depre" en estos tiempos de fiestas? No es un consuelo, pero quizá te ayude saber que, durante el mes de diciembre, en Occidente, donde festejamos Navidad y Año Nuevo, hay un fuerte incremento de casos de depresión, y, lamentablemente, también de suicidios.

La publicidad, los medios, todo un sistema nos señalan qué es la felicidad: familias típicas, compras, abrazos y besos de parejas jóvenes, bellos cuerpos, amigxs sonrientes, autos costosos, niños jugando con la nieve, bonitos árboles navideños en casas con ¡hogar a leña! Pues ni importa que la mitad del mundo esté viviendo el verano... Ya sabeis: fantasías para que consumamos lo que quieren vendernos, con la ideología que esos estándares de felicidad conllevan: siempre necesitaremos más, mejor y más nuevo para ser felices, una paradoja que no tiene salida. Casi nadie habita ese mundo de fantasías, y, sin embargo, esa construcción es tan invasiva que muchos sienten que no son felices por ser como son, por llevar la vida que llevan, que, claro, es como la de casi todos.
En estas épocas de fiestas, con el bombardeo de esos modelos de felicidad exacerbado, no es infrecuente pasar por lo algunos llaman la "depresión de las fiestas": ese sentimiento de tristeza que sobreviene en estos días y que probablemente se difuminará pasada la fiesta de Reyes. ¿En que se diferencia de la depresión, en tanto disfunción psiquiátrica? Que esta tristeza, que sin dudas duele, es un estado de melancolía pasajera. Si tú o alguien cercano tienen tendencia a la melancolía, es posible que la tristeza se profundice en esta época, y si la melancolía adopta formas más profundas y se prolonga en el tiempo, atención, que otra cosa es la depresión, la cual requiere mucho apoyo de las personas cercanas, atención médica y terapia.

¿Por qué esta tristeza en tiempos de fiestas? Quien más, quien menos, en estos tiempos hacemos balances sobre el año que está finalizando, y algo nos falta: un ser querido, un proyecto aún sin concretar, dinero o lo que puede comprar, salud. Tendemos a sentir más el peso de lo que nos falta que de lo que tenemos, y, en estado melancólico, a mirar hacia atrás más que a proyectar hacia el futuro. Valoramos poco o nada aquellas cosas que nos hacen amable cada día la vida: los gestos de cuidado y afecto de los otros, los nuestros, esa música que siempre te acompaña, los deseos, que siempre se proyectan al futuro. Los balances sirven a los fines contables, para la administración de cosas con valor de compra y venta; para nosotros, ¿tienen realmente sentido? Lo que sentimos que nos falta no tiene precio, tampoco, lo que no percibimos que somos y tenemos. Hasta lo que irremediablemente hemos perdido nos ha dejado su recuerdo, ¿en qué fila ponerlo entonces?

Tal vez te encuentras lejos de tu familia o de personas a las que quieres, y no es posible de momento evitar esa distancia. Si la distancia es física, la tecnología puede ayudar. Que no es lo mismo, desde luego, pero procura estar cerca de quien quieres de la manera en que ahora pueden estarlo. La distancia afectiva podrás estrecharla, o no, que el fin de año no ha comenzado ni finalizará la situación. Estar lejos de quienes queremos no es grato, pero ábrete a la gente, permítete compartir un buen momento con personas a las que no conoces mucho, y recuerda que esos festejos de publicidad nada tienen que ver con la realidad de casi todo el mundo. En todas partes, la gente se reúne en parques, bares, asociaciones, clubes, calles, con personas que poco conoce, y se la pasan muy bien. Y si pasas las fiestas solx, como tantísimas personas, ni te sientas un bicho raro ni añadas melancolía. Estar eventualmente sin compañía no es soledad. Busca reconfortarte como mejor te siente: mirando una película, escuchando música, comiendo rico, creándote un spa casero. A que tienes mejores ideas ;)

Es tiempo de fiestas, pero los festejos que nos venden existen en las estrategias de ventas de las empresas más que en la realidad de cada uno de nosotros. Festejar es una ocasión, no una obligación, y cada cual elige cómo pasa sus días, según quiere y puede. En eso, los días de Navidad y Año Nuevo son tan iguales y tan distintos a todos los días de nuestras vidas, para bien o mal.
Puedes sentirte triste estos días, y también tienes derecho a sentirte bien, relajadx. Desde aquí, esperamos que pases estas fiestas bien contigo mismx, que es lo que en verdad importa.

3 Comentarios:

  1. Anónimo15:24

    Que lindo espacio! Lo encontre por casualidad, buscando alguna lectura sobre que hacer cuando uno se encuentra muy deprimido (como yo desde hace un tiempo) y fui pasando de un post a otro sintiendome tan acompañada por la calidez que transmiten con sus palabras.
    La Nochebuena y Navidad la pase junto a mi hermano menor... solos en casa. Y si bien es una gran compañia, no pude evitar sentir enojo con mi situacion. Mis padres divorciados y sin poder verse ni a un metro de distancia me obligan a dividirme en ocasiones como estas, y yo ya me canse. Me siento sola, las personas que mas quiero se han hecho camino aparte y no comparto algunas de sus decisiones. Por ello, en las fiestas se me viene a la mente los momentos que compartimos juntos como familia y al comparar con lo que hoy vivo, me siento muy mal.

    Gracias por brindarnos un punto de vista distinto!

    Saludos desde Argentina!

    *

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sebastián6:20

      Hola. Tampoco pude pasar las fiestas con las personas que quería estar porque están peleados y yo estoy en medio, y no quiero. Leí la nota y leí tu comentario antes de las fiestas, para decirles que después estaba tan mal como esos días. La verdad, no. Los problemas que tenemos están como estaban, yo estuve el 24 a la noche en casa de unos amigos y el 31 salí a caminar tarde. No la pasé mal, sinceramente la pasé bien, tranquilo, nada como me lo imaginaba. Tengo que admitir que no me las sé todas ;) Les agradezco que pensaran en las personas que estamos tristes con inteligencia. Y a vos, compatriota, la próxima, si querés, la pasamos juntos, con tu hermano también :)
      Saludos desde La Plata, la ciudad cruzada XD

      Eliminar
  2. Anónimo19:11

    Thank you very much for giving us so smart and encouraging words.

    I have done much good at these parties, which are also very difficult in a country like this where few have lots and lots of very little.

    Loving embrace.

    Dean Freeman.
    Wilmington, Delaware, USA

    ResponderEliminar

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba