Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

15 octubre 2013

Dolor en el Parkinson: infratratado, infravalorado e infradiagnosticado


El dolor en la enfermedad de Parkinson es un problema muy frecuente y que afecta directamente la calidad de vida, como vemos a diario y de lo que hemos venido dando cuenta en este espacio (por ejemplo, en el artículo Dolor y Parkinson). Sin embargo está infravalorado en el tratamiento médico, de acuerdo con un estudio publicado por la Revista de Neurología: Santos-García D, Abella-Corral J, Aneiros-Díaz Á, Santos-Canelles H, Llaneza-González MA, Macías-Arribi M. Dolor en la enfermedad de Parkinson: prevalencia, características, factores asociados y relación con otros síntomas no motores, calidad de vida, autonomía y sobrecarga del cuidador. Rev Neurol 2011; 52: 385-93.

De acuerdo con el estudio, los síntomas no motores (SNM) en los pacientes con enfermedad de Parkinson (EP) son frecuentes, pueden preceder o aparecer al inicio de la enfermedad, y en muchos casos condicionar la calidad de vida y autonomía del paciente- En concreto, el dolor es un SNM muy frecuente en pacientes con EP que puede afectar de una forma muy considerable a su calidad de vida, pero que está claramente infradiagnosticado. Estudios recientes han demostrado una prevalencia del dolor en la EP del 68, 83 y 85%. En cualquier caso, los datos son probablemente insuficientes, hasta el punto de que una revisión reciente sobre SNM en la EP enfatiza acerca de la necesidad de realizar estudios de prevalencia de ámbito poblacional adecuados sobre el dolor y otros SNM en la EP. Además, la mayoría de los estudios previos sobre dolor en la EP se centran más en establecer la prevalencia, sus características o intensidad, y no en la repercusión sobre la calidad de vida o situación funcional de los pacientes.

El resumen del estudio señala:
Introducción. El dolor es un síntoma no motor muy frecuente en la enfermedad de Parkinson (EP), aunque infravalorado. Analizamos la prevalencia del dolor, características, factores asociados y su repercusión sobre la calidad de vida y autonomía del paciente en una serie consecutiva de pacientes con EP.
Pacientes y métodos. El diagnóstico de dolor se realizó de acuerdo con la International Association for the Study of Pain. Efectuamos una entrevista estructurada y utilizamos el Brief Pain Inventory y el Medical Outcome Study 36-Item Short Form.
Resultados. De un total de 159 pacientes incluidos (edad media: 72,31 ± 8,83 años; 51,3% mujeres), 115 (72,3%) presentaban dolor. De éstos, el 51,3% presentaba dolor antes del diagnóstico de EP y un 27,8% más de un tipo de dolor, siendo los más frecuentes el musculoesquelético (74,8%) y el radicular-neuropático (24,3%). En el 53%, el dolor se clasificó como relacionado con la EP. Un 37,4% no recibía ningún tratamiento para el dolor. La presencia de sintomatología depresiva se mostró como un predictor independiente de dolor (odds ratio = 7,82; intervalo de confianza al 95%, IC 95% = 1,151- 53,183; p = 0,035). El dolor se mostró como un predictor independiente de peor calidad de vida (Parkinson’s Disease Questionnaire-39; coeficiente de regresión: 25,53; error estándar: 11,852; IC 95% = 1,48-49,57; p = 0,03) y menor autonomía (escala de actividades de la vida diaria de Schwab y England; coeficiente de regresión: –13,85; error estándar: 6,327; IC 95% = –26,58 a –1,2; p = 0,034).
Conclusiones. El dolor es un síntoma no motor muy frecuente en la EP, que se asocia a la presencia de depresión, y que predice una peor calidad de vida y autonomía por parte del paciente.
Nos interesa destacar unas cifras reveladoras:
 • más del 72% de los pacientes presentaba dolor;
 • más del 51% presentaba dolor antes del diagnóstico de Parkinson;
 • cerca del 78% del dolor es musculoesquelético;
 • la depresión es un factor predictor del dolor en la enfermedad de Parkinson, así como el dolor es un  factor predictor de peor calidad de vida y menor autonomía;
 • más del 37% de los pacientes estudiados no recibía ningún tratamiento para el dolor.
Ya con estos datos, es claro que el dolor es un síntoma característico del Parkinson, en particular, el dolor musculoesquelético, y que no podemos pensar este síntoma como un hecho aislado u ocasional en el tratamiento de la enfermedad, por lo que debe encararse desde una perspectiva que aborde de lleno este serio problema para los pacientes de Parkinson. Además, esta perspectiva debería ser multidisciplinaria, en tanto la depresión parece ser un factor que predice la enfermedad y el dolor, a su vez, predice una peor calidad de vida de los pacientes. Pero, ¿a qué puede deberse que casi el 40% de los pacientes no reciba ningún tratamiento para el dolor? No hay hipótesis al respecto en el estudio, por lo que sería muy interesante una investigación sobre por qué no recibe tratamiento para el dolor un alto porcentaje de los pacientes con Parkinson dignosticado.
Según los autores del estudio, "a pesar de ser un síntoma muy frecuente en estos pacientes y de que cada vez hay más trabajos dirigidos hacia el diagnóstico y manejo del dolor en la EP, éste sigue siendo un síntoma infravalorado, infradiagnosticado e infratratado. En este sentido, llama la atención que en esta serie hasta el 40,8% de los pacientes presentaba dolor sin conocimiento por parte del neurólogo, que un 37,4% no recibía tratamiento específico para el dolor, y que incluso hasta el 20,9% presentaba dolor con conocimiento por parte del neurólogo, pero sin recibir tratamiento. En otras series, hasta el 41,5 y el 50% de
los pacientes con EP y dolor no recibían tratamiento analgésico. En cualquier caso, esto no es exclusivo del dolor en la EP, y se ha estimado que entre el 23 y el 65% de los pacientes con cáncer y dolor están inadecuadamente tratados."
Son cifras alarmantes, sobre las que no hallamos explicación científica.

Entre los tratamientos más utilizados en el Parkinson contra el dolor, se encuentran:

• Antiinflamatorios no esteroideos: 40,9%
• Paracetamol, metamizol o aspirina: 37,4%
• Rehabilitación: 23,5%
• Opioides: 8,7%
• Antiepilépticos: 4,3%

Llama la atención el relativamente bajo porcentaje de la rehabilitación como tratamiento contra el dolor, siendo que se ha demostrado la eficacia de los diversos tratamientos de rehabilitación, tanto para el dolor y otros síntomas motores y no motores, como para la calidad de vida del paciente, y teniendo en cuenta la altísima prevalencia del dolor musculoesquelético. De aquí, la insistencia en la necesidad de una perspectiva de tratamiento multidisciplinaria. Asimismo, resulta llamativa la opción terapéutica del dolor mediante analgésicos de escasa eficacia en dolor intenso y crónico como el paracetamol o la aspirina.

Otro aspecto muy interesante es la relación entre depresión y dolor. La sintomatología depresiva coexiste con el dolor en pacientes con EP, y estudios previos han demostrado que ésta predice una mayor puntuación en las escalas de cuantificación del dolor, esto es, dolor más intenso. En concreto, en este estudio, sólo la presencia de depresión se comportó como un predictor independiente de dolor. Por otra parte, mientras que algunos trabajos han demostrado la asociación de dolor y complicaciones motoras, otros no. En este estudio, sólo los subtipos de dolor discinético, distónico y neuropático central se asociaron significativamente a la presencia de complicaciones motoras. La prevalencia de otros SNM está en consonancia con estudios previos, siendo los más frecuentes, aparte del dolor y la depresión, ansiedad, insomnio, estreñimiento y síntomas urinarios. La relación del dolor con otros SNM no se ha analizado previamente. En el estudio no se encontró que ningún otro SNM se asociara al dolor, salvo la depresión.

En cuanto a la calidad de vida y el dolor en la enfermedad de Parkinson, especialmente relevante es que la presencia de dolor se asoció a una peor situación funcional, peor calidad de vida y mayor grado de estrés y sobrecarga por parte del cuidador, y que se comportó como un predictor independiente de peor calidad de vida y autonomía del paciente. Estudios previos han demostrado que la presencia de síntomas neuropsiquiátricos, incluyendo depresión y ansiedad, situación funcional, fatiga, fluctuaciones motoras y un estadio más avanzado de la enfermedad, son los principales predictores de una peor calidad de vida. En este estudio, la presencia de dolor condicionó una peor calidad de vida en relación, fundamentalmente, con una peor movilidad y bienestar emocional, mientras que no parece influir en cuanto al apoyo social y grado de estigmatización por parte del paciente.

En relación con el cuidador, algunos estudios han demostrado una mayor sobrecarga y estrés por parte del cuidador en el grupo de pacientes con EP y peor calidad de vida, situación motora, autonomía y deterioro cognitivo, pero no en aquéllos con dolor o depresión. En el presente trabajo, aunque el dolor sí que se asoció a una mayor sobrecarga y estrés por parte del cuidador, no demostró ser un predictor independiente de éstos.

Entre las conclusiones del estudio, se señala que "Probablemente, es necesario tomar más medidas para una precoz y correcta identificación, clasificación y tratamiento del dolor, ya que sigue siendo un síntoma infravalorado."
Por nuestra parte, consideramos de mucha utilidad este tipo de estudios, que revelan que, a pesar de los avances en el tratamiento del dolor, sigue siendo un problema al que no se le presta la debida atención terapéutica, con el consecuente padecimiento de los pacientes, una perspectiva de peor calidad de vida y una asociación entre depresión y dolor que requiere la intervención terapéutica de la psicología y la psiquiatría, entre otras, que a menudo no forman parte del tratamiento del paciente de Parkinson. El estudio resulta elocuente sobre la prevalencia del dolor en le Parkinson, pero también sobre la baja calidad de tratamiento contra este síntoma que tanto influye en el día a día de los pacientes.

Fuente: Revista de Neurología, Dolor en la enfermedad de Parkinson: prevalencia, características, factores asociados y relación con otros síntomas no motores, calidad de vida, autonomía y sobrecarga del cuidador

17 Comentarios:

  1. Mabi11:09

    El artículo es buenísimo. Pero yo me pregunto qué hacemos los pacientes si los médicos no nos dan medicación ni nada para el dolor, solamente te dicen que tomes una aspirina. Ellos no saben el dolor que se sufre!!!
    Gracias por informar con seriedad y honestidad.

    ResponderEliminar
  2. Manuel13:04

    A mi no me dan nada tampoco para el dolor. Es como dice la nota que el dolor esta infravalorado y tratado, porque yo me pregunto, como es posible que tantos enfermos de pk tengamos dolor y no nos den tratamiento o den aspirina que no sirve. 16 años con pk y con dolor cada día, por que? Yo no lo entiendo.

    ResponderEliminar
  3. Angeles17:31

    No sé si a vosotros os sucede, a mí me duele todo el cuerpo pero lo que más me duele es la mandíbula, día y noche. La neuróloga me indicó consulta con el odontólogo que no encontró nada, y de allí a psiquiatría por si precisaba una medicación para la ansiedad, porque podía ser bruxismo. En síntesis, no me dieron nada para los dolores y no los soporto. ¿Qué a nadie le interesa lo que suffrimos? Yo terminaré drogándome si no me dan una ayuda los médicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ángeles. A no desesperar, por favor, que va contra ti si pierdes el control.
      Por supuesto que comprendemos lo que sufres, a muchos nos sucede, y no es un consuelo pero sabe que no estás sola. Si los pacientes alzamos nuestras voces (y este artículo también busca esto) para que los médicos atiendan a este gran problema que sufrimos, "valorarán" mejor el dolor que padecemos. Hay profesionales más receptivos, que buscan alternativas terapéuticas al dolor: búscale o dinos dónde resides para orientarte.
      Conocemos a pacientes con Parkinson a los que les duele a diario la mandíbula, además de otros dolores. Les sucede a otras personas, y algunos reciben tratamiento para este dolor, pero otros, no. Algunos han mejorado con trabajo especial con logopedas, como parte del tratamiento de rehabilitación, ¿lo has intentado?
      No tires la toalla, Ángeles, hay opciones. Escríbenos cuando quieras, a la derecha arriba tienes nuestros emails si prefieres hablar en privado, estaremos cuando gustes.
      Un abrazo y gracias por compartir con nosotrxs tus vivencias.

      Eliminar
  4. Vivo en Chile y no tenemos ninguna asociación o grupo a centenares de kilómetros. Mi madre tiene fuertes dolores pero no recibe ningún tratamiento. Si aquí quieres hacer rehabilitación debes pagarla y es muy costosa, porque no hay servicios públicos que cubran la kinesiología como tampoco las demás terapias, solamente medicamentos y los que haya disponibles. Busco algo que pueda ayudar a mi mamá con el dolor pero si no tienes dinero no tienes más que automedicarte. Esto es terrible, ustedes en España defiendan la salud pública, no dejen que les quiten ese gran logro.
    Gracias por el espacio y por leerme.

    ResponderEliminar
  5. Carol5:57

    Estimados, esta artículo es muy bueno. Yo vivo en Chicago, Estados Unidos, y aquí nosotros no tenemos buena atención al problema del dolor. Los médicos dan aspirinas y infravaloran el síntomo, el que es usualmente común en las personas con Parkinson. Yo sufro dolor a diario, en piernas, brazos, espalda, mandíbula, sin poder dormir. Los médicos ajustan las dosis pero no es suficiente. Qué está sucediendo? Por qué ellos no dan con tratamientos para el dolor?
    Saludos afectuosos. Carol
    Disculpad mi español.

    ResponderEliminar
  6. pablo0:54

    hola Carol, bueno imaginate nada mas como sera la situación en los paises del tercer mundo como se les dice, donde no hay ni medicina pero la vida avanza y eso nos toco vivir, asi que tratemos de buscar siempre la solucion positivamente los medicos no lo saben todo pero se esta avanzando, existen muchisima informacion en internet sobre tus dudas lo mejor es conocerte tu misma, a mi me resulta los ejercicio, las caminatas, la meditacion y la esperanza de que ha pesar de todo siempre hay cosas bellas que contemplar y ojo tambien me duele todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Pablo. Vivo en Argentina, país que algunos pueden pensar que es del tercer mundo, pero no lo es. Las personas con parkinson tenemos todos los medicamentos que precisamos, cirugía de estimulación cerebral profunda gratis, terapias complementarias. Tengo parkinson, tengo 37 años y me diagnosticaron hace 10 años. Los medicamentos que preciso, los tengo, pero este problema de que no se le dé la debida atención al dolor es, al parecer, mundial. Si decís que te duele, te dan analgésicos, kinesiología, pero no entienden que el dolor es mucho y casi constante, o piensan que con cambiarte la dosis alcanza. A mí me duele hasta el último músculo casi todos los días, hago pilates, camino, bicicleta, cuido mi comida, pero igual me duele todo. El contexto de Carol es diferente al mío y al tuyo (no sé dónde vivís, imagino que en América del Sur) pero a tod@s nos duele y los médicos no dan buena atención al dolor. Si mejoran los síntomas motores, los otros síntomas les interesan poco y nada. Quizá no es un tema por paises sino una deficiencia de la medicina, de los médicos, que permanecen atados a la idea de que el parkinson son los síntomas motores y casi que ni le dan atención a los SNM, como bien se dice en esta nota.
      A mí me dieron días atrás un analgésico con un relajante muscular (se llama Dorixina relax) pero no me siento mucho mejor. Leí que en Chile permiten el cultivo de marihuana para uso personal, realmente quisiera que personas que la hayan probado lo compartan, en mi país no es legal y tampoco me interesa la marihuana como adicción, pero tomé tantos analgésicos, llevo una vida sana y activa, y no funciona, que quisiera intentarlo con algo que pudiera ayudarme. Mi médico me dice que el dolor se puede controlar con una actitud positiva, yo juro que él no soportaría ni una décima parte de lo que me duele. Tengo dos hijos, ya casi adolescentes, no quiero que me vean sufrir, quiero que me vean como a su mamá y no quiero sufrir por el dolor todos los días.
      Les agardezco la nota, me sentía muy sola con mi dolor, y no voy a seguir el consejo de los médicos: sí voy a googlear para saber más sobre mi enfermedad y compartir con otros.
      Muchas gracias por este blog de excelencia. Desde Lanús, Buenos Aires, un beso y saludos <3

      Eliminar
    2. pablo4:42

      hola camila, realmente tu situacion, es mucho mas compleja que la de otros por ser tan joven cuando leo tu relato, lo mio no es nada.a pesar de tener ,muchos problemas de toda indole con esta enfermedad,lo unico que puedo decirte es que te admiro muchisimo, y que a pesar de todos tus complicaciones, te mantienes fuerte sin quebrarte, tienes mucho por quien luchar, tus hijos, tu familia y por ti, en la pagina existe un articulo sobre la marihuana medicinal,yo consumo cloruro de magnesio, y me a dado muy buenos resultados,lo importante es no dejarnos vencer jamas por esta enfermedad,y tratar de ser feliz a pesar de todo Dios te bendiga.

      Eliminar
    3. Silvana Díaz11:26

      Hola Pablo. Para qué utilizas el cloruro de magnesio? Para el dolor? Sufro de parkinson y tengo dolores fuertes, necesito seguir trabajando porque estoy separada y una pensión no me alcanzaría para sostener a mis dos hijos pero aunque realizo fisioterapia y ejercicios el dolor es casi permanente, por las noches es tremendo. Si el cloruro de magnesio ayuda para los dolores en el parkinson, te agradecería mucho mucho que ampliaras un poco, lo que sepas, que no te pido que seas un especialista. Millones de gracias desde ya, y saludos a tod@s.

      Eliminar
  7. Fernando23:42

    El dolor en el parkinson es muy fuerte. Los médicos minimizan mucho nuestros sufrimientos. Gracias por la nota.

    ResponderEliminar
  8. Brandan11:46

    Hola! Vivo en Brasil y tengo origen en China. Mis padres son chinos. Ellos entienden que el dolor es un síntoma si es limitado en el tiempo, pero es patología si se extiende más que como señal. Mi abuelo sufre de la enfermedad de Parkinson, con diagnóstico hace dos años. Sintió dolores fuertes, el médico indicó antiinflamatorios pero le ayudaron. Sus dolores fueron tan fuertes que no podía dormir. Él había dejado tai chi por fisioterapia, que ayudó un poco pero volvió a tai chi también (en el parque, lo hacía desde niño), y también realiza acupuntura. El dolor se fue casi por completo. Comprendo que para las personas occidentales (yo lo soy, porque no vivo como mi familia) puede ser poco creíble pero el costo de estas terapias es ínfimo o gratuito, no tiene efectos secundarios y veo que en mi abuelo son más efectivas que usar antiinflamatorios o analgésicos. Yo no hablo de dejar las terapias de los médicos, pero los médicos occidentales son extremistas con el dolor: o dan anestesias o morfina o dan aspirinas o medicamentos que no ayudan nada. El dolor es un síntoma pero no puede durar siempre e inhabilitar, eso deben aprenderlo los médicos occidentales ya que el dolor prolongado no es una señal sino una mala señal del mal ir de la enfermedad. Dolor infravalorado significa ignorancia y desinterés en la persona que sufre.
    Este estudio me ha servido para valorar más la inteligencia de mi abuelo y las cosas buenas de mi tradición. Agradecido por él y su atención, deseando que encuentren buenas ayudas a este grave problema. Fraternalmente, Brandan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Brandan. Muy interesante lo que nos cuentas y, por supuesto, acordamos contigo y con tu abuelo en la valoración del dolor como señal y de vuestra tradición como eficaz para morigerar el sufrimiento y acrecentar el bienestar. Nuestra tradición occidental se desvela por aplacar molestias y hasta por medicar con psicofármacos pesares propios del vivir, pero no tiene estrategias eficaces para dolores intensos y crónicos, cuando no los minimiza, como sucede con las personas con Parkinson y otras enfermedades que provocan dolores que alteran por completo la vida cotidiana. Ignorancia, desinterés, negocio poco rentable... Quién lo sabe, sí sabemos que duele y que no hay un tratamiento del dolor aceptable.
      Una buena noticia es que hay asociaciones que han incorporado el tai chi, con muy buenos resultados; sin embargo, las personas con Parkinson que tienen acceso a las asociaciones es muy bajo, y son muchos los países que carecen de este tipo de instituciones, y aún de sanidad pública y accesible. Queda mucho por hacer.
      Gracias por tu comentario y tu perspectiva. Abrazos

      Eliminar
  9. Anónimo14:25

    Tengo Parkison hace 3 años tomo mirapex pero tengo rigidez en la pierna izquierda y templo en el lado izquierdo dolor en las ingles muy fuertes que puedo tomar para el dolor gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Como intentábamos reflejar en el artículo, no hay un único medicamento para tratar el dolor en el Parkinson, y en muchos casos ayuda particularmente la fisioterapia, el ejercicio (con orientación profesional), la regulación o cambio de la medicación. El médico neurólogo tratante debería indagar el tipo de dolor que sufres y examinar alternativas terapéuticas, y, en caso de que donde resides haya un hospital con una unidad dedicada al dolor, es muy recomendable acudir a la consulta especializada.
      Por favor, consulta con los médicos, insiste, y si hay una asociación de personas con Parkinson donde resides, procura acercarte, que podrán orientarte y brindarte apoyos de utilidad.
      Ánimos y saludos amables.

      Eliminar
  10. Yo estoy al cuidado de mi padre, tiene 89 años y Parkinson. Tiene un huerto a dos km. de casa, cada mañana vamos andando y por el camino le hago que levante también las manos y gire la cabeza. En el huerto también me ayuda (o yo le ayudo a él) a quitar malas hierbas, plantar patatas, recoger habas. Ese cansancio le ayuda mucho con el dolor y la depresión. También le ayuda que le escuchen contar sus recuerdos. Leyendo lo que cuenta Brandon sobre el taichi de su abuelo, pienso que a mi manera occidental, este ejercicio también ayuda...Creo que tiene que ver con la memoria del cuerpo para que funcione. Claro, que no todos tienen un huerto o la oportunidad de hacer tal Chi, pero puede que haya algo en sus vidas que despierte el impulso del movimiento. Naturalmente también creo que los médicos deben prestar más atención a esto, investigar y acercarse más al dolor. Vivir "aguantando el dolor" sin alternativa, y es miserable. Cómo siepre gracias Nelida por este gran artículo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Note Claves. No tenemos dudas de que vuestros quehaceres en el huerto son de mucha ayuda para tu padre, para el dolor, la depresión, la motricidad, la memoria... Para saberse querido y acompañado. Lo que dices sobre la "memoria del cuerpo" es muy destacable. Esta enfermedad suele producir fuertes cambios en nuestros roles, sean laborales, familiares, en nuestros hábitos físicos, en el modo de percibir y manejar nuestros cuerpos y nuestra relación con las actividades y las cosas de cada día. Muchxs debimos dejar de trabajar en lo que solíamos a causa de la enfermedad, y, además de las muchísimas complicaciones que esto trae, también se pierde esa memoria del cuerpo en ese quehacer, sin que tengamos otros quehaceres incorporados en nuestra memoria psicofísica, o sin poder echar mano de ellos por muchas razones.
      En alguna ocasión nos referimos en este espacio al valor de realizar artesanías, manualidades, y no sólo por la motricidad fina; es similar al huerto de tu padre. Claro, no todos tienen un huerto, la oportunidad de hacer tai chi, y estamos quienes tenemos la memoria y el hábito de la caminata, del ejercicio, de recobrar prácticas de carpintería, jardinería, tejido, de aprender nuevas. Para muchísimxs, los contextos son muy desfavorables, pero a todxs alentamos a buscar eso que te hace querer moverte, que te motiva. El dolor intenso y crónico no sólo duele, sino que retroalimenta la depresión, el aislamiento, la desmotivación y la inmovilidad no deseada. Por todo esto es crucial mejorar el abordaje del dolor por parte de la medicina, y por ello también es un problema al que estamos atentxs cada día.
      Con mucho placer paseamos con vosotros en darecadodemi, tu excelente y bello blog que volvemos a recomendar con el entusiasmo de los fans :)
      Muchas gracias por tu comentario, y un fuerte abrazo a Pablo y a ti.

      Eliminar

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba