Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Para compartir esta nota utiliza los íconos que aparecen en el sitio.

Leer esta nota: http://www.laprensa.hn/guiamedica/temas/1198825-418/la-vitamina-d-no-es-la-panacea-para-las-enfermedades-cerebrales
Copyright © www.laprensa.hn

08 octubre 2014

Descubren baja exactitud en el diagnóstico del Parkinson


Científicos de Mayo Clinic en Arizona y del Instituto de Investigación Médica Banner Sun determinaron que en muchas personas diagnosticadas precozmente con la enfermedad de Parkinson, el diagnóstico es incorrecto, según un estudio publicado recientemente en la revista Neurology.


La enfermedad de Parkinson es un trastorno progresivo del sistema nervioso que altera los movimientos. El desarrollo de la enfermedad es gradual y a veces empieza con un temblor apenas notorio en una sola mano. Pese a que el temblor puede ser la señal más conocida de la enfermedad de Parkinson, el trastorno también suele ocasionar rigidez y lentitud en los movimientos. Además, se presenta con varios otros problemas no relacionados con los movimientos, tales como estreñimiento, pérdida del sentido del olfato, problemas para dormir, mareo, dificultades urinarias, depresión y ansiedad. Si bien la enfermedad de Parkinson no tiene cura, existen medicamentos capaces de mejorar marcadamente los síntomas. Por el momento, no existe ningún examen capaz de diagnosticar con exactitud la enfermedad y el diagnóstico se establece en base al historial médico, a una revisión de los signos y síntomas, a un examen neurológico y físico, y después de descartar otras afecciones. Hasta el momento, la enfermedad puede confirmarse definitivamente sólo mediante una autopsia.

En base a los datos del Estudio de Arizona sobre la Edad y los Trastornos Neurodegenerativos (AZSAND, por sus siglas en inglés), el Dr. Charles Adler, profesor de neurología de la Escuela de Medicina de Mayo Clinic, y sus colegas tanto de Mayo Clinic en Arizona como del Instituto de Investigación Médica Banner Sun descubrieron que, pese a una exactitud de 88 por ciento en el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson en pacientes con síntomas de más de cinco años de duración, la exactitud del diagnóstico solamente fue de 53 por ciento en los sujetos que presentaban síntomas o signos durante menos de cinco años. En todos los sujetos del estudio de AZSAND se realizaron autopsias, y de esa manera se confirmó o negó el diagnóstico de la enfermedad de Parkinson.

"Desde el punto de vista de la investigación, estos datos son cruciales porque los estudios que inscriben a pacientes en las primeras etapas de la enfermedad de Parkinson deben estar conscientes que muchos de ellos, en realidad, podrían no padecer la afección", comenta el Dr. Adler. "Es sumamente importante que tanto la genética, como la epidemiología, los biomarcadores y hasta los ensayos terapéuticos tomen en consideración estos datos al diseñar e interpretar los resultados de los estudios".

Si bien la exactitud del diagnóstico precoz de la enfermedad de Parkinson es baja en este estudio, no por ello se debe cambiar el tratamiento de los pacientes. El Dr. Adler dice que la mayoría de sujetos, cuya autopsia reveló que no padecían la enfermedad de Parkinson, en realidad sufría otros tipos de trastornos neurodegenerativos, que se tratan de manera similar que la enfermedad de Parkinson.

El Dr. Thomas Beach, que realizó los diagnósticos mediante autopsia en los pacientes del Instituto de Investigación Médica Banner Sun, enfatiza la repercusión del estudio con el siguiente comentario: "Cuando un fármaco empleado en la enfermedad de Parkinson precoz se prueba en ensayos clínicos, es posible que no surta efecto en la mitad de los pacientes, lo que puede derivar en el fracaso del ensayo aunque el fármaco funcione en quienes realmente padecen la enfermedad de Parkinson".

Uno de los principales objetivos del AZSAND es encontrar biomarcadores que permitan a los médicos diagnosticar mejor la enfermedad de Parkinson mientras la persona aún se encuentra viva. Los doctores Adler y Beach continúan estudiando el potencial de una biopsia del tejido de la glándula submandibular como un medio válido de establecer el diagnóstico.

Esta investigación es el resultado de recoger datos de más de 1300 sujetos voluntarios en el condado de Maricopa, durante más de 17 años. “Esta investigación no habría sido posible de realizar sin la dedicación de los enfermos de Parkinson y de voluntarios sanos y normales”, añade el Dr. Adler.

El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU., la Fundación Michael J. Fox para la Investigación sobre la Enfermedad de Parkinson y la Comisión de Investigación Biomédica de Arizona.

La baja exactitud del diagnóstico de Parkinson con síntomas presentados con 5 años de anterioridad no indica que las personas no tengan Parkinson: pueden padecer o no la enfermedad; el estudio indica que, tras la muerte de estas personas, se detectó que habían sido inexactamente diagnosticadas. El estudio también remarca la necesidad de encontrar biomarcadores para un diagnóstico seguro del Parkinson mientras las personas viven. En la actualidad, muchas investigaciones se vienen desarrollando en busca de algún biomarcador para la detección y diagnóstico de la enfermedad de Parkinson.

Fuentes: Mayo Clinic News Network, Neurology

1 Comentario:

  1. Anónimo0:12

    Provoca la impresión de que la ciencia todavía sabe muy poco sobre parkinson y enfermedades neurológicas. No se sabe la causa que origina el parkinson ni cómo se diagnostica ni cómo se cura, y hasta la medicación nos produce muchísimos efectos adversos. Paciencia, dicen..... Pero mientras uno empeora día a día.

    ResponderEliminar

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba