Pulse para ver el Certificado de Web de Interes Sanitario

Para compartir esta nota utiliza los íconos que aparecen en el sitio.

Leer esta nota: http://www.laprensa.hn/guiamedica/temas/1198825-418/la-vitamina-d-no-es-la-panacea-para-las-enfermedades-cerebrales
Copyright © www.laprensa.hn

29 mayo 2015

Menstruación, embarazo y menopausia en las mujeres con Parkinson


Hasta recientemente, poco se ha escrito sobre el efecto que el género tiene en el desarrollo y el manejo de la enfermedad de Parkinson. Las investigaciones se han centrado principalmente en el impacto que las hormonas sexuales tienen en el desarrollo del Parkinson, pero menos se ha escrito sobre el impacto que tiene la enfermedad en la menstruación, el embarazo y la menopausia. En este artículo revisaremos la información más reciente sobre cómo la enfermedad de Parkinson afecta a las mujeres y el impacto que tiene el género en la enfermedad.

Menstruación

Si bien se suele considerar a la enfermedad de Parkinson como una enfermedad de los ancianos, aproximadamente el 3-5% de las mujeres diagnosticadas con este trastorno son menores de 50 años. Un gran número de estas mujeres siguen experimentando ciclos menstruales regulares. Los estudios que han examinado el efecto de las fluctuaciones hormonales y la menstruación en la enfermedad de Parkinson han notado un impacto del ciclo menstrual en el control de la enfermedad. Durante la menstruación, las mujeres describen el aumento de los síntomas parkinsonianos, la disminución de la capacidad de respuesta de los medicamentos y el aumento de los tiempos OFF. También se quejan de aumento de fatiga, calambres y flujo menstrual pesado. Esto puede conducir a problemas de autocuidado ocasionales debidos a un empeoramiento de la destreza, que pueden vivenciarse como vergonzantes. Como con tantos otros síntomas del Parkinson, el pudor se suma a las molestias y el dolor, mientras que sería tanto mejor para todas que buscáramos estrategias para vivir los períodos menstruales con la naturalidad que tienen, y las incomodidades extra que podemos enfrentar si tenemos Parkinson. La confianza de compañeras de ruta, terapeutas y, desde luego, asociaciones y grupos de personas (¡mujeres!) con Parkinson nos puede dar herramientas que desconocíamos.

Los síntomas premenstruales de depresión, hinchazón, aumento de peso y sensibilidad en los senos también parecen aumentar en intensidad en las mujeres con Parkinson, que observan una variación en su control de los síntomas durante los períodos menstruales. Por lo general, estos síntomas mejoran después de la menstruación, pero reaparecen con cada ciclo. Una pequeña parte de las mujeres en estudios realizados usaron píldoras anticonceptivas. Estas mujeres informaron que tenían fluctuaciones menos intensas en su control de los síntomas, pero hay que efectuar más investigaciones antes de poder hacer recomendaciones. Sin embargo, es importante saber que estas fluctuaciones se producen, para que las mujeres pueden prepararse para los cambios que puedan sentir. El uso de técnicas de ejercicio regular y relajación puede ayudar a disminuir los síntomas y mejorar las habilidades de manejo de los síntomas.

Embarazo

Ha habido sólo un número limitado de embarazos de mujeres con la enfermedad de Parkinson reportado científicamente. El abordaje de los datos se ha dividido en el impacto que el embarazo tiene sobre la enfermedad de Parkinson y el efecto que tiene la enfermedad de Parkinson en el embarazo. Hay un aumento en los síntomas motores y no motores durante el embarazo, a pesar de que rara vez son lo suficientemente importantes como para afectar el nivel general de las mujeres para gestionar su embarazo. Los síntomas no motores (como fatiga, estreñimiento y depresión) parecen mejorar después del parto pero cualquier progresión de los síntomas motores (rigidez, lentitud de movimientos y temblores) por lo general persiste. Mientras que los datos han demostrado que el aumento de duración a la exposición de estrógeno (la cantidad de tiempo desde la pubertad hasta la menopausia) disminuye el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson, el aumento de la cantidad de tiempo dedicado a estar embarazada parece aumentar el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson. Esto parece contradictorio, pero puede ser debido a diferencias en el efecto que el estriol (la forma del estrógeno durante el embarazo) y el estradiol (la forma menstrual del estrógeno) tienen sobre la enfermedad.

La principal preocupación de las mujeres embarazadas que están afectadas por la enfermedad de Parkinson es el riesgo de defectos de nacimiento a causa de los medicamentos antiparkinsonianos. El agonistas dopaminérgicos, como bromocriptina y pergolida, se consideran relativamente seguros durante el embarazo, pero hacen que sea imposible dar el pecho porque bloquean la producción de leche. El resto de los medicamentos antiparkinsonianos tienen una habilitación de categoría C, lo que significa que los estudios en animales sugieren un cierto riesgo, pero los estudios en humanos no están disponibles o no han confirmado ese riesgo. Los datos sobre la levodopa con o sin carbidopa (por ejmplo, Sinemet) sugieren un cierto riesgo en estudios en animales pero no hubo defectos de nacimiento reportados en recién nacidos en el pequeño número de embarazos revisados. La amantadina es el único medicamento antiparkinsoniano que ha dado lugar a malformaciones del corazón en los bebés con exposición a esta droga durante el primer trimestre. No hubo informes de malformaciones mayores con el uso de selegilina y no hay datos disponibles hasta el momento sobre los inhibidores de la COMT.

Las mujeres con enfermedad de Parkinson no tienen problemas con la fertilidad, pero pueden tener cambios en su autoimagen y autoestima que les llevan a la evitación social y tener dificultad con la intimidad sexual. Esto puede conducir a la disminución de las tasas de embarazo y la disfunción sexual. Las mujeres que quedan embarazadas deben a su vez enfrentarse al reto de cuidar a su niñx después del parto. Las consultas con obstetras, terapeutas y personas especializadas en puerperio y crianza de lxs niñxs son de mucha ayuda. El establecimiento de un sistema de apoyo y planificación son fundamentales para ser una mamá presente y contenta con su maternidad, especialmente si tienes una enfermedad progresiva.

Menopausia

Se ha observado que las mujeres son más propensas a desarrollar la enfermedad de Parkinson más tardíamente que los hombres y, por lo general, cuando están en el período postmenopáusico. Estudios científicos básicos con ratas mostraron que hay un aumento en la lenta disminución de la producción de células productoras de dopamina coincidente con la menopausia. El uso de reemplazo hormonal en ratas a las que se les han sido extirpado los ovarios parece revertir esta reducción dopaminérgica. Sin embargo, los estudios en mujeres han tenido resultados contradictorios que demuestran solamente un beneficio parcial o nulo en el uso de la terapia de reemplazo hormonal. Esto puede ser debido a la sincronización de la sustitución hormonal, ya que los estudios en animales han demostrado una diferencia en beneficio basada en la sincronización de la suplementación hormonal. Las ratas que recibieron suplementos hormonales dentro de los 10 días de tener sus ovarios no tuvieron aumento en la pérdida de las células productoras de dopamina, mientras que las ratas que no recibieron estrógenos hasta 30 días más tarde perdieron células más rápidamente que las anteriores. No se vio ningún beneficio de los suplementos en las ratas que los recibieron más tarde todavía.

Los pocos estudios que han comparado el impacto de la terapia de reemplazo hormonal sobre la progresión de la enfermedad de Parkinson han sido ligeramente positivos. Mujeres en reemplazo hormonal reportaron mayor tiempo de estado ON y bajas puntuaciones de funcionalidad según la escala UPDRS que aquellas mujeres en el mismo estudio que no utilizaron estrógeno. Lamentablemente, el número de mujeres estudiadas es demasiado bajo para apoyar el uso del reemplazo hormonal en mujeres con la enfermedad de Parkinson, por el momento. Los eventuales beneficios todavía deben sopesarse frente a riesgos recientemente reportados en el estudio Women's Health Initiative.

En conclusión, recién se está empezando a comprender el impacto de las hormonas sexuales en el desarrollo y la progresión de la enfermedad de Parkinson. Estudios recientes sugieren que existe una relación inversa entre la exposición a estrógenos durante buena parte de la vida y el riesgo de desarrollar la enfermedad de Parkinson. También se ha demostrado que las fluctuaciones en los niveles hormonales se traducirán en cambios en el manejo de la enfermedad y darán lugar a la necesidad de cambios en el manejo de los síntomas del Parkinson durante la menstruación, el embarazo y la menopausia. Se espera que tendremos una mayor comprensión en el futuro sobre estos temas, que dará lugar a nuevas opciones de tratamiento para las mujeres con la enfermedad de Parkinson.

Fuente: APDA, National Young Onset Center

6 Comentarios:

  1. Belén8:43

    Me gusta mucho esta nota porque habla de temas de los que no se puede hablar. No digo que sean prohibidos pero los médicos no hablan de cómo te sientes cuando tienes el período o cómo puedes hacer para usar las toallas femeninas. Preguntan si viene la menstruación o el ciclo bien pero ni mencionan si te afecta al parkinson o el parkinson te afecta a la menstruación, y terminas sintiendote sola también en esto. Pienso que no toman en cuenta a lo femenino ni a las personas jóvenes, hacen bonitas campañas sobre los mitos del parkinson pero en la realidad esos mitos los tienen las personas mismas que son tus médicos y de tus asociaciones. Con honestidad, quién piensa en ayudarte a usar un tampax si tienes parkinson? NADIE habla de esto, de las mujeres y de los jóvenes con la enfermedad, les avergüenza o o no lo piensan?? O no interesa?? Los problemas de las mujeres con parkinson se evitan, como de los jóvenes, tal vez encuentras cosas muy generales y pienso yo que las mujeres jóvenes con parkinson estamos muy solas y tenemos peores perspectivas que otros grupos. No quiero aburrir, ya os escribiré pero me sirve saber que estais pendientes de los problemas que me involucran a mí y a muchas mujeres. Gracias, les escribiré nuevamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Belén. Muy muy interesante tu comentario. Así es, los problemas de las mujeres con Parkinson casi no se abordan, así como de las personas jóvenes. Desde hace un tiempo, poco, hay un poco más de atención a estas especificidades, pero lo cierto es son más rarezas que habitualidades.
      Nos encantará leerte, invtada a hacerlo cuando gustes. Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  2. Muy interesante, muchas gracias. me parece muy importante estudiar las diferencias genéricas en las enfermedades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También a nosotrxs, Sonia, nos parece muy importante y necesario. Desde este espacio, siempre que podemos, humildemente abordamos la enfermedad de Parkinson desde lo femenino, y en diversas ocasiones, la discapacidad en las mujeres, tema en extremo grave.
      Cariños y gracias por tu amable comentario.

      Eliminar
  3. Es curioso còmo hace unos dìas en el blog que tengo contaba mi experiencia còmo ser madre teniendo parkinson, Al leer esta entrada he querido haceros partìcipe de ella , por si ayudara a alguna de las personas que, còmo yo hace ahora 10 años , se vieron con la duda de si ser madre o no aùn teniendo parkinson. Si me lo permitis os dejo el enlace a esta entrada que os comento . Enhorabuena por lo que escribis, nuevamente , y ya van dos, me gustan mucho vuestras entradas de blog... un abrazo gema marin https://taconeandoconparkinson.wordpress.com/2015/06/04/ser-madre-teniendo-parkinson/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gema m.g. Bien por tu nota, pensamos que echa luz sobre el tema del embarazo en las mujeres con Parkinson y que sin dudas ayudará a otras mujeres que pasen por situaciones análogas, que no son pocas. Aquí hemos tratado anteriormente el tema, en la entrada Embarazo y Parkinson, con comentarios interesantísimos, y en varias ocasiones abordamos qué sienten lxs niñxs de padres con la enfermedad, cómo dialogar con ellxs, la pareja, la sexualidad... Seguramente coincideremos en que, tanto importan los síntomas, los tratamientos, los estudios, como las cuestiones sobre nuestras vidas de relación, familiar, laboral, social. Con Parkinson, pero, ante todo, personas :)
      Agradecemos tu nota, que recomendamos, y tu amable comentario. Adelante con tu muy buen blog. Abrazos.

      Eliminar

Los comentarios están funcionando erráticamente. Por favor, insiste, procuraremos encontrar pronto una solución.
Si no tienes una cuenta Google, puedes escribir tu apodo o tu nombre, utilizando la opción NOMBRE/URL (no es preciso que añadas una URL si no tienes una página web :P).
Muchas gracias por tu comentario y por tu interés.

 
Ir arriba